EL ALLANAMIENTO

Al momento de su primera captura en 2008, Liliany fue señalada por los medios como la supuesta «amante de Raúl Reyes», aunque ella dijo en repetidas ocasiones que jamás tuvo una relación de ese tipo con el jefe guerrillero. Para ella, las autoridades y algunos medios de comunicación utilizaron su cuerpo y su nombre como un trofeo de guerra.

Durante los tres años y siete meses que estuvo detenida en El Buen Pastor, permaneció en calidad de sindicada, es decir, se hallaba a la espera de que se resolviera su situación jurídica.

SEGUNDA DETENCIÓN

En 2014,  fue detenida nuevamente en un operativo a gran escala que presentó múltiples irregularidades.

Liliany consideraba que había sido recapturada de forma ilegal, por lo que hizo una huelga de hambre para que le permitieran seguir en prisión domiciliaria. Fruto de esto, tuvo varios problemas de salud y la atención médica que recibió fue precaria.