ANTE EL TEMOR, LA ESPERANZA

Esperanza Bustamante tuvo durante mucho tiempo una vida repleta de lujos, aquellos que caracterizan a la alta esfera social, gozaba de un nivel profesional elevado y de las facilidades económicas que el ser propietaria de un concesionario de vehículos, con varias sucursales, le otorgaba. Jamás imaginó que su vida podría cambiar de la forma en la que lo hizo, pasando de tenerlo todo, económicamente hablando, a perder lo material para ganar así su lucha y causa de vida

¿QUIÉN ES ESPERANZA BUSTAMANTE?

«Soy una guerrera que lucha por la verdad y el equilibrio de lo justo».

COMPAÑÍA EN MEDIO DE LA SOLEDAD

Esperanza arribó a la Cárcel y Penitenciaría El Buen Pastor durante la fiesta de las Mercedes, un día en el que esos muros grises se contagian de baile, color y canto. Aquel día especial para las mujeres privadas de la libertad estuvo acompañado por cantantes como Jhonny Rivera y Paola Jara, cuya música inundaba la reclusión de un ambiente de celebración.

Esperanza no podía imaginar su vida en aquel lugar; por esto mostraba su desesperación caminando en círculos por el perímetro del parque donde se estaba realizando el evento. Cuando pensó que estar privada de la libertad le había arrebatado todo, se encontró con algo que ni las rejas ni los muros lograron contener: la solidaridad de mujeres que, como ella, ya habían enfrentado ese primer día en prisión.

Luisa Fernanda y el grupo de mujeres que estaban con ella constituyeron el primer contacto de Esperanza con otras mujeres llenas de anhelos y sueños; ellas le hicieron entender que su vida no terminaba allí, por el contrario, nacían nuevas razones para luchar día a día. Esperanza recuerda a esas mujeres como sus psicólogas, pues el acompañamiento en temas de salud mental es casi nulo al interior de los centro penitenciarios.

ATENCIÓN EN SALUD MENTAL

CONTRASTES

Fueron sus compañeras quienes le dijeron: “No, Esperanza, saque eso”. También le explicaron a la dragoneante, según recuerda Esperanza, que esa colchoneta no cabía en esa celda y que ellas miraban cómo la podían acomodar. Acto seguido, una de ellas sacó un pedazo de su colchoneta, sábanas limpias y cobijas para que Esperanza pasara una noche digna mientras sus cosas llegaban. Ante un piso frío y un retazo de una colchoneta sucia, Esperanza se encontró con la nobleza y calidez humanas. Allí también descubrió que compartiendo conocimientos podía recibir apoyo o defender a sus compañeras.

AMAR JAMÁS SERÁ UN CRIMEN

Aunque es posible encontrar gestos de solidaridad frecuentes y sinceros, la realidad de la convivencia tras las rejas de un centro penitenciario está atada a estereotipos e ideas permeadas por la religión o perspectivas conservadoras. Sin embargo, Esperanza optó por alejarse de los prejuicios y rodearse de personas a las que no les importara su orientación sexual. Aunque no demostrara dolor, internamente aquella situación de discriminación la lastimaba.

ARTE QUE TRASPASA MUROS

“El teatro me abrió la esperanza y el deseo de lucha por salir adelante, y ya en  libertad, buscar otros espacios y batallar de otra manera. El teatro lo vi como un instrumento de denuncia”

LUCHAS QUE TRASPASAN MUROS

La corporación busca generar conciencia sobre las relaciones de subordinación y las múltiples formas de discriminación que afectan a las mujeres privadas de la libertad. las personas que pertenecen a la corporación desean contribuir a  la abolición de las prisiones ya que creen que estas no son una forma adecuada de resocialización para las mujeres. Consideran, por el contrario, que la privación de libertad es una manera traumática de separar a las mujeres de su entorno familiar, social y económico.

LUZ DE ESPERANZA

Creemos que con la plata movemos todo, pero con la plata no nos entierran. Yo tuve todo el dinero del mundo, manejé los carros que quise y, paradójicamente, en este momento, después de pasar por ese lugar, tengo más riqueza como ser humano que antes. Sé que la plata hace falta, pero como ser humano tuve mucho y a la vez no tuve nada. Ahora tengo poco, pero, en realidad, tengo y valoro mucho más”.